Todo lo que quieras saber sobre liturgia

Más reciente

Cantos para el domingo XVII del T.O.

Entrada: Padre nuestro Padre de todos (Antonio Alcalde)

Ofertorio: Bendito seas Señor (Francisco Palazón)

Comunión: Antes de ser llevado a la muerte (Alberto Taulé)

Final despedida: Salve Virgen María (popular)

Visitación de la Virgen María

Luego que María Santísima oyó del ángel Gabriel que su prima Isabel también esperaba un hijo, se sintió iluminada por el Espíritu Santo y comprendió que debería ir a visitar a aquella familia y ayudarles y llevarles las gracias y bendiciones del Hijo de Dios que se había encarnado en Ella. San Ambrosio anota que fue María la que se adelantó a saludar a Isabel puesto que es la Virgen María la que siempre se adelanta a dar demostraciones de cariño a quienes ama. Por medio de la visita de María llevó Jesús a aquel hogar muchos favores y gracias: el Espíritu Santo a Isabel, la alegría a Juan, el don de Profecía, etc., los cuales constituyen los primeros favores que nosotros conocemos que haya hecho en la tierra el Hijo de Dios encarnado. San Bernardo señala aquí que desde entonces María quedó constituida como un “Canal inmenso” por medio del cual la bondad de Dios envía hacia nosotros las cantidades más admirables de gracias, favores y bendiciones.

Además, nuestra Madre María recibió el mensaje más importante que Dios ha enviado a la tierra: el de la Encarnación del Redentor en el mundo, y en seguida se fue a prestar servicios humildes a su prima Isabel. No fue como reina y señora sino como sierva humilde y fraterna, siempre dispuesta a atender a todos que la necesitan. Este fue el primero de los numerosos viajes de María a ayudar a los demás. Hasta el final de la vida en el mundo, Ella estará siempre viajando para prestar auxilios a quienes lo estén necesitando. También fue la primera marcha misionera de María, ya que ella fue a llevar a Jesús a que bendijera a otros, obra de amor que sigue realizando a cada día y cada hora. Finalmente, Jesús empleó a su Madre para santificar a Juan Bautista y ahora ella sigue siendo el medio por el cual Jesús nos santifica a cada uno de nosotros que somos también hijos de su Santa Madre.

Con María hemos celebrado todo el mes de mayo y con María lo terminamos. Ella es modelo de nuestro caminar creyente. En el cántico del Magníficat se resume toda la Historia de Dios que humilla a los soberbios y ensalza a los sencillos, porque es la sencillez la que ha de presidir nuestras acciones. Dios se encuentra con nosotros, como con María, en la sencillez del corazón y es entonces cuando colma nuestras ansias, nos devuelve la alegría, cumple su promesa y nos dispone a caminar gozosos.

50 años de la Mater et magistra

Con la promulgación de la encíclica Mater et magistra, el 15 de mayo de 1961, en el 70º aniversario de la Rerum novarum, el beato Juan XXIII ofrecía una profunda reflexión sobre los <<signos de los tiempos>>, con particular referencia a la universilazación de la cuestión social, reflexión iluminada por el magisterio de la Iglesia, impulsada en todos los tiempos por su misión de santificar a los hombres. El texto examina los nuevos aspectos de la cuestión social: la situación de la agricultura, “sector deprimido” en un mundo cada vez más industrializado, la eliminación de los desequilibrios entre tierra y población, las relaciones entre comunidades políticas económicamente desarrolladas y comunidades políticas en vías de desarrollo, el equilibrio entre población y medios de subsistencia, la urgencia del entendimiento y de la colaboración entre las naciones…

En el desarrollo de la encíclica asumen un relieve particular los términos “comunidad” y “socialización”, entendida coo el progresivo multiplicarse de las relaciones a través de las diversas formas de vida y de actividad asociada. Precisamente de la comprensión, divulgación y promoción de ese complejo tejido social podrá brotar la “recomposición de las relaciones de la convivencia en la verdad, en la justicia y en el amor”, el es deseo expresado por el Papa Juan XXIII en la encíclica. Esta convivencia en la verdad, en la justicia y en el amor, destaca la Mater et magistra, es absolutamente necesaria para satisfacer los derechos y las obligaciones de la vida social.

DESCARGA LA ENCIGLICA EN PDF mater_et_magistra

Domingo V de Pascua

Entrada: Cristo muéstranos al Padre (Bernardo Velado Graña)
Asperge: Dios es alegre (Cesáreo Gabarain)
Interleccional: Alabaré (carismática)
Aleluya: Canto de Gloria (Ricardo Cantalapiedra)
Ofertorio: Tú pones lo demás (Cesáreo Gabarain)
Comunión: En la fracción del pan (tradicional)
Despedida: Surcando el mar airado (popular)

Entre lo divino y lo humano

Hace años Fernando Savater escribía un artículo interesante y respetuoso sobre las raíces cristianas de Europa (El País, 4 de julio de 2003). Quisiera hacer algunas consideraciones sobre el tema. Savater, junto con otros, habla de lo que podemos llamar “deriva laica” del cristianismo, que para algunos autores se convierte en una “deriva laicista”, e incluso en una “deriva atea”.
Creo que la “deriva laica” del cristianismo es cierta al menos en un doble sentido.
primero, porque el judeocrsitianismo, al decir que todo ha sido creado por Dios, desdiviniza el mundo, e incluso lo desdemoniza; de este modo muchos terrores y angustias ante fuerzas y seres que se tenían por divinos o demoníacos desaparecen: la afirmación de la creación hace profano al mundo y libera al hombre de mucos dioses y demonios.
En segundo lugar poruqe ulteriormente el cristianismo profundiza en esa “profanación” distinguiendo lo sacro de lo profano; concretamente, la política sale del reino de lo sacro, junto con otras artes. ESta distinción entre lo religioso y lo políticio supone una gran revolución del orden clásico; a lo largo de la historia se ha llevado a la práctica este dualismo con mayor o menor acierto; pero, incluso en os momentos más oscuros, el dualismo, la distinción entre lo político y lo religioso, testimoniaba que sobre el hombre no existe un poder absoluto en la tierra; lo cual era y es una garantía frente al totalitarismo. Una fuente de libertad.

Separar no es ignorar
Ahora bien, de la “deriva laica” no debemos pasar a una “deriva laicista” que pas de “distinción” entre lo político y lo religioso a “mutua ignorancia”. La pretensión de que cada uno de los dos viva como si el otro no existiera no puede ser, porque de hecho existe. Se trata de buscar continuamente un difícil equilibrio, una sana separación sin extremismos.
Por supuesto, no ha “deriva atea” en el cristianismo. Se pueden hacer ejercicios académicos en este sentido, pero en el fondo son pura gimnasia intelectual. Hay una obviedad de Perogullo: los cristianos creemos en Dios, creemos que Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre, y que ha muerto y resucitado por nuestra salvación.
La cuestión, respecto de las raíces cristianas de Europa, es que todo sistema de derecho ha de basarse en algunos valores, en bienes éticos compartidos. No puede ser algo de contenido meramente económico o geográfico.
Y parece que el cristianismo no es totalmente ajeno a los valores o bienes éticos que compartimos los europeos. En particular no es ajeno al principio del inmenso respeto que merece cada persona: la fe cristiana la considera como imagen de Dios y redimida por Cristo, y esto ha dado sus frutos a lo largo de la historia. El respeto europeo por la persona es, en buena parte, fe cristiana que se ha hecho cultura.

Libertad y cooperación
La constitución española es inspirada en esta matera. Que yo sepa, España es el primer país en que se ha dado un tránsito pacífico a la democracia: hemos demostrado con los hechos que para alcanzar la democracia no hacen falta guerras ni revoluciones ni procesos traumáticos. Si esto es verdad, se trata de algo muy importante de lo que podemos sentirnos orgullosos. Muchos países han protagonizado después procesos parecidos en todas las latitudes, y pienso que el antecedente español ha ayudado.
Pues bien, una de las virtudes más destacadas del proceso constituyente español, es, según muchos expertos, que ha “superado” la cuestión religiosa. El tradicional enfrentamiento entre las dos Españas (la que podríamos llamar nacional-católica y la que podemos definir anticatólica) no se ha resuelto en favor de ninguna de las partes, sino que se ha “sublimado” mediante tres principios: libertad religiosa, laicidad – que no laicismo- y cooperación.
Fijémonos en este último punto: la Constitución establece que los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones religiosas (art. 16). ¿No resulta inspirador? Lógicamente, en otros países no había que hablar de la Iglesia Católica, sino de las Iglesias Cristianas en general; y en otros muchos, de otras religiones.
Una sana convivencia en materia religiosa se apoya en algo parecido a este trípode: en primer lugar, libertad religiosa; en segundo lugar, el reconocimiento de la incompetencia religiosa de las autoridades políticas; y, por último, una consideración positiva de las religiones y una disposición a que las autoridades cooperen con ellas.

Calendario litúrgico 2011

   
   
   
Bautismo del Señor 09 de Enero de 2011
Miércoles de Ceniza 09 de Marzo de 2011
Domingo de Ramos 17 de Abril de 2011
Domingo dePascua 24 de Abril de 2011
Ascensión del Señor 05 de Junio de 2011 (Domingo)
Pentecostés 12 de Junio de 2011
Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote 16 de Junio de 2011
Santísima Trinidad 19 de Junio de 2011
Festividad del Cuerpo de Cristo 26 de Junio de 2011 (Domingo)
Corazón de Jesús 01 de Julio de 2011
Inmaculado Corazón de María 02 de Julio de 2011
Jesucristo Rey del universo
Último domingo del año
20 de Noviembre de 2011

1ª parte de tiempo ordinario:09 de Enero de 2011 hasta: 09 de Marzo de 2011 semana nº 9

Reinicio de tiempo ordinario:12 de Junio de 2011 semana nº 11

Nuevo tiempo litúrgico

Después del agitado tiempo de Navidad, corto pero intenso, pues aunque dura unas 3-cuatro semanas, nos encontramos con varias solemnidades y otras celebraciones.
Primero las cuatro misas del día de Navidad (vespertina, de media noche, de la aurora y del día), la solemnidad de la Sagrada Familia, Santa María Madre de Dios, el II Domingo de Navidad, la Epifanía del Señor y por último y cerrando el tiempo de Navidad, el Bautismo de Jesús.
Además en estos días es común que en muchos lugares de la geografía eclesial se celebre el día conocido como “nochevieja” 31 de diciembre, una misa en recuerdo de todos los difuntos del año, de cada parroquia, por ejemplo…

Ahora, empezamos el T.O. un tiempo que como su propio nombre indica es ordinario, pero no por ello menos importante. Ahora, cada domingo, empezando por el II, recordaremos lo más importante del mensaje de Jesús, sus milagros y su paso por la Tierra. En este tiempo tendremos varias fiestas de santos, de la Virgen o de Nuestro Señor.
Este nuevo tiempo se verá interrumpido por la Cuaresma que comienza con el miércoles de ceniza y que acaba el Domingo de Ramos, donde empezaremos la Semana Santa y el Triduo Pascual, el domingo de Resurrección comenzará la Pascua, que acabará el día de Pentecostés, y ahí seguirá este tiempo “verde”.

A tiempo y a destiempo

“Insiste a tiempo y a destiempo”. Estas palabras de la segunda carta a Timoteo son también una llamada a los evangelizadores de hoy; a todos aquellos que, desde una experiencia personal de fe-vivida en el seno de la Iglesia- son invitados a compartirla con otros.
Las pistas para evangelizadores que el libro ofrece son fruto de la experiencia, la observación y el diálogo cordial. Estas páginas pretenden hacer pensar y estimular la acción evangelizadora en aquellos que han descubierto que Jesucristo es lo mejor que les ha sucedido en la vida. Huyendo de la solemnidad y con un toque de buen humor, el autor quiere ofrecer unas señales sencillas que ayuden a anunciar mejor el Evangelio en este momento que nos ha tocado vivir.

Gonzalo Fernández Sanz es misionero claretiano. Durante años ha sido profesor de Teología Sistemática, formador de misioneros y animador de encuentros, cursillos, retiros… En la actualidad pertenece al Gobierno General de Misioneros Claretianos como responsable del área de espiritualidad.

www.publicacionesclaretianas.com

Un buen material para este Adviento 2010

San Gregorio Magno

San Gregorio Magno es el cuarto y último de los originales Doctores de la Iglesia Latina. Defendió la supremacía del Papa y trabajó por la reforma del clero y la vida monástica.

Combatió la herejía nestoriana. Hizo contribuciones claves a la cristología.

Nació en Roma alrededor del año 540, hijo de Gordianus, un senador afluente que llegó a renunciar al mundo y ser uno de los siete diáconos de Roma.

Después de que Gregorio adquiriese una buena educación, el Emperador Justino lo nombró, en 574, magistrado principal de Roma. Tenía solo 34 años.

Después de la muerte de su padre edificó siete monasterios, el último de los cuales fue en su propia casa en Roma, que se llamó Monasterio Benedictino de San Andrés. El mismo tomó al hábito monástico en el 575, a la edad de 35 años. Fue ordenado diácono y nombrado legado pontificio en Constantinopla.

Después de la muerte de Pelagio, San Gregorio fue escogido unánimemente Papa por los sacerdotes y el pueblo, el día 3 de septiembre del año 590. Ejerció su cargo como verdadero pastor, en su modo de gobernar, en su ayuda a los pobres, en la propagación y consolidación de la fe. Mantenía contacto con todas las iglesias y a pesar de sus sufrimientos y labores, compuso grandes obras. Entre ellas hay magnificas contribuciones a la Liturgia de la Misa y el Oficio.

Tiene escritas muchas obras sobre teología moral y dogmática.  

Su extraordinario trabajo le valió el nombre de “El Grande”.  Su celo era extender la fe por todo el mundo.

Murió el 12 de Marzo del 604.

Es patrón de maestros.